Comprendiendo

19 Sep

¿Has visto cielo que al fin voy entendiendo el significado del amor que me muestras a diario?

¿Has visto luna que bajo tu amorosa luz me transformo y percibo el sentimiento?

¿Has visto acaso sol el placentero sentimiento que toca mi alma y que acojo como parte muy íntima mía?

¿Será acaso que al fin voy descubriendo tu verdad y la mia?
¿que al fin voy atenuando los dolores y vacíos que rondaban a mi alma?

Creo, sin ya muchas dudas creo que al fin me va amaneciendo,
que esta vez la luna y el cielo me han tocado por entero y me permiten respirar.

Ciclos

2 Sep

Hoy cierro un ciclo,

Un ciclo que abrí para hacerte parte de mí

Pero no funcionó.

En mi sueño banal pensé que te vería,

pensé que al encontrarnos recordarías

la huella de este amor.

Solo fue una ilusión,

una torpeza del alma

que desesperada en la penumbra

dió todo por tener la calma,

esa que supuestamente proviene de vos…

Esta vez, no funcionó.

El alma se llenó de dolor,

y fue tanto ese dolor que

como un punzón ha permanecido en el pecho

Y ha lastimado el corazón.

Quererte

22 Ago

Sigo sin entender lo que acontece,

lo que pasa por mi mente,

el aire huracanado, el deseo controlado,

el amor que de mi pecho sale y que no alcanzo a comprender.

Sigo sin entender esta dimensión de sentimientos,

este amor que me abarca por completo,

y en ese abrazo se detiene el tiempo, -lo sé yo-

Sigo procurando hallarle el significado

a la presencia que continuamente está en mi vida,

sí, esa que me cautiva y que me llena,

pero que aún con su llenura, me vacía.

Pero en este procurar y entender,

finalmente algo decidió salir a la luz:

el amor que una vez enterrado quedó

y que hoy vuelve a renacer.

Inercia

16 Ago

Te veo.

Camino sin pensar.

Me dirijo sin siquiera preguntarme si lo estoy haciendo bien o mal.

Llego hasta ti.

Te pregunto lo que quizá hace mucho debí preguntar.

Me ves, sonríes y respondes.

Me vuelvo,

agradecida por tu respuesta:

Tu nombre que nunca voy a olvidar.

Soy

11 Ago

Soy, la que te busca incansablemente,
la que espera que te asomes por tus recuerdos,
que des un paseo por tu mente y ahí me encuentres,
y me reconozcas, al fin me reconozcas.

Soy, la que ni por un instante ha dejado de pensarte,
la que contigo sueña y en cada despertar
siente el anhelo de un abrazo que en el aire ha quedado
y que parece un imposible de dar en este universo,
en esta dimensión que estoy viviendo.

Soy, siempre soy yo, la que se olvida de sí misma y corre hacia ti,
creyendo que la vida será mejor al encontrarme con tu presencia.

Siento, soy yo la que siento, tanto siento,
desesperadamente siento, pero hoy no quiero ya más sentir.