Nicaragua

24 Nov
the flag of Nicaragua

En Nicaragua, ya no brilla el sol,

ni brilla la luna, ni brilla el amor.

Solo hay un eco de zozobra, de tristeza,

de angustia, de un corazón herido 

que clama por libertad, por justicia, por paz.

En Nicaragua, ya no existe verdad,

no existe bandera, tampoco humildad.

Ya los corazones de aquellos que al tirano aplauden

se han endurecido y ahora actúan como hienas con hambre.

En Nicaragua, se oye llanto y clamor

de un desesperado pueblo,

de almas sedientas añorando el amor.

En mi patria solo se oye un canto desesperado

de almas que solo les queda vivir en la esperanza.

Solo se oye una voz quebrada por el llanto,

y, la verdad muy, cansada de orar tanto.

Y el malvado no cede, el tirano no escucha,

el malvado arremete con quien se alza en esta lucha.

¡Oh!, ¡Qué tristeza mi patria!, ¡oh! ¡qué tristeza mi gente!

la llevo en el clama anclada como una bala que se incrusta, 

que se adentra, que arde y que duele.

Promesa viva

5 Ene

pexels-photo-108941.jpeg

Mi promesa amor,

sigue estando latente,

sigue estando muy presente

para que entre eco y eco, susurro y susurro

tú me escuches nuevamente.

 

Mi promesa amor,

nunca ha quedado vacía.

Si lo notas, sabrás que toca tu corazón día a día

para que no me olvidés más,

para que me recuerdes.

 

Mi promesa,

esa que te hice hace siglos,

esa que se fue casi al olvido,

se renueva cada instante

en cada sueño, cada meditación, cada pensamiento.

 

Mi promesa,

es, recuerda, aquella que te di para toda la vida,

aquella en que juré darte todo el amor,

y mantenerte cerca cada día.

Hoy, solo soy.

24 Abr
Image by John Hain from Pixabay

Hoy es uno de esos días en los que necesito escribir

para poder contemplarla realidad que soy yo.

Hoy, este ser que habita en mi

me hace sentir el corazón como si no existiera más vida

con una fuerza infinita y a la vez con desazón.

Hoy pretendo escuchar lo que tienes que decir.

Hoy sé que eres la verdad, esa que yo sé que es real,

pero que intento cubrir.

Hoy, sé que eres esa luz que me ilumina y da calor.

Sé que estás donde no te veo porque cerca yo te siento.

Hoy, solo busco sin parar,

solo ahondo en mis pensamientos, ¡nada más!

Hoy, voy sin rumbo, intentando huir

para poder encontrar mi verdadero yo.

Hoy, no soy buena compañera, tampoco consejera,

solamente soy esta que elucubra entre lo que soy y no soy.

Intuiciones

18 Abr
Image by Enrique Meseguer from Pixabay

De intuición en intuición he pasado mis días,

buscando en las palabras la respuesta precisa 

que necesita mi alma. 

Entre intuiciones voy procurando conocerte,

procurando hacerte llegar el mensaje 

que de mi afanado corazón sale.

De intuiciones por la vida voy caminado,

procurando encontrarte, procurando confirmar

que tu presencia en mi vida es real.

De intuiciones me alimento, en intuiciones me mantengo

para al fin poder quitar el velo que cubre mis ojos 

y que me causa tanta ansiedad.

Conociendo lo impalpable

16 Abr

¡Ay amor de mi eterno sentir! Seguro que no sé nada de lo que vos sos, no sé nada de ti, solo intuyo nuestro amor, ese que en mis arrebatos o intentos de los mismos pretende hacer mi alma caer, pretende unirse en un solo son, pretende fusionarse en espíritu, en luz.

¡Ay mi dulce ser! eres verso, rima, canción. Eres el inexplicable misterio que a mi alma llega en sueños y me quema el corazón.

¡Oh, eterno amor! esa música que dices tuya, ese aire, esa melancólica brisa que entre gota y gota escucho y que me traes aprisa, tan solo me paraliza y quedo sin respirar.

¡Ay, amor, eterno amor! aunque yo no te conozca, hoy duermo con el placer de que mañana te veré al dejar mi carne y huesos en esta vida y elevarme hacia ti.

Un llanto desesperado

14 Abr


Me duele, la falta de libertad, el desborde de actos inhumanos que un cobarde a su pueblo ha dedicado.

Me duele profundamente que tu falta de cordura, tu ansias de poder hieran a mi pueblo y te creas el dueño de lo que no es tuyo, de lo que ni por un instante te has hecho merecer.

Me duele, infinitamente me duele ver el dolor que sufre mi gente. Me duele ver tanta hambre, tanta sed, tanta tortura y tanta muerte.

¡Oh, si tan solo las oraciones fueran escuchadas!, ¡si tan solo el oído de aquél al que aclamas se inclinara a escuchar el grito herido de un pueblo que sufre y que con sus garras se defiende de la tiranía impuesta por el oscuro!.

¡Oh, si tan solo pudiéramos dormir con la esperanza de un amanecer diferente!, sería un bálsamo en nuestras vida, corazones y mentes.

¿Hasta cuándo? me pregunto ¿hasta cuándo aguantaremos esta situación sin precedentes? ¿hasta cuándo Señor, volverás tu rostro a nuestra gente?

Llora el corazón herido, el corazón de madres que laten en un mismo latido, el corazón de miles que se sienten agredidos, el corazón de un pueblo que lo único que hace es orar porque la luz llegue y brille por entero derribando oscuridades, rescatando lo perdido, renovando la fé de ellos.

2 Abr

¿Y si decido amarte con la misma constancia que tú me amas, seria acaso nuestro amor una eterna constante?