A la Casa del Despertar

25 Mar

Si mi vida siempre fue de melancolías y vacíos no fue por no tenerte cerca aunque fuera al otro lado del mundo, sino por no descubrirte, por no saber que existías y quizá y mucho, realmente mucho, por confundirte.

Entonces llego el día en que entré por esa puerta, donde reconocí quién era yo y quiénes ellos. Fue el día del reencuentro, del más maravilloso encuentro que jamás pudiera imaginar.

Y seguí llenando de amor el alma al fundirme en las miradas, al fundirme en todo abrazo que me daba tanta paz. Ah, si tan solo pudiera liberar el alma para quedarme en ese abrazo, para quedarme en ese amor, para sentirme tan completa..

¡Cómo te extraño, casa mía! Extraño tus maravillas, tu calor, el gran amor, y esa Hermosa percepción de tener un techo juntos… ese techo donde aún me queda por descubrir el AMOR…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: