Los anhelos de un alma.

27 Mar

Y sopla la brisa

a esa pobre alma,

que ante el silencio

se siente aislada.

Quisiera sacar

las tristezas de su alma

para que ya no haya dolor,

para que ya no haya.

Quisiera curar las heridas que un día

quedaron ancladas en su pobre ser.

Quisiera respirar y llenarse de alegría

al sentirse amada por aquél querer.

Esa alma quisiera sonreír para siempre

no acordarse más del pasado cercano

vivir el presente, vivir plenamente

y de nuevo nacer, llevando en el alma a su amado.

Mientras eso llega se queda muy firme,

Con la fe y la esperanza de la mano.

Esperando la aurora que trae consigo

La aventura nueva a la que pronto se entrega.

A %d blogueros les gusta esto: