Congoja

23 May

A veces se hace difícil aprender a callar,

sobre todo callar los pensamientos

aquéllos que no te dejan actuar.

Hay veces que el alma se acongoja

y a pesar de saber que todo está bien

caes en un leve episodio de tristeza.

Me siento un poco herida

por haber dejado ir

aquella oportunidad

que alimentaba mi sentir.

Ya no quiero preocuparme

porque se que como esté

hay un Padre tan amante

que me mantiene Siempre viva en fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: