¡Que fluya, que fluya mi alma!

16 Nov

Escucho a mi mente susurrar las palabras,

asimismo  el murmurar de una buena tonada.

Es la melodía que mi boca apresa y no deja pasar.

Esa melodía que escondida queda entre mi boca

y muda suena al no avanzar.

 

¿Por qué he frenado la magia? ¿Por qué he quedado vacía?

¿Por qué ha cesado la inspiración? ¿Por qué han parado las ganas

y me quedado tan fría?

 

¿Es acaso la vida misma que nos envuelve, nos ahoga

y nos deja sin pasión?

Hoy podría retomar los versos, las palabras, los anhelos,

y las melodías infiltradas del amor.

 

Que fluyan en mí, las letras, la abundancia,

la cercanía hecha distancia, la paz y la armonía;

y dejen de existir las palabras vacías,

y nunca existan ya las letras reprimidas.

 

 

©Carol Solís 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: