Un llanto desesperado

14 Abr


Me duele, la falta de libertad, el desborde de actos inhumanos que un cobarde a su pueblo ha dedicado.

Me duele profundamente que tu falta de cordura, tu ansias de poder hieran a mi pueblo y te creas el dueño de lo que no es tuyo, de lo que ni por un instante te has hecho merecer.

Me duele, infinitamente me duele ver el dolor que sufre mi gente. Me duele ver tanta hambre, tanta sed, tanta tortura y tanta muerte.

¡Oh, si tan solo las oraciones fueran escuchadas!, ¡si tan solo el oído de aquél al que aclamas se inclinara a escuchar el grito herido de un pueblo que sufre y que con sus garras se defiende de la tiranía impuesta por el oscuro!.

¡Oh, si tan solo pudiéramos dormir con la esperanza de un amanecer diferente!, sería un bálsamo en nuestras vida, corazones y mentes.

¿Hasta cuándo? me pregunto ¿hasta cuándo aguantaremos esta situación sin precedentes? ¿hasta cuándo Señor, volverás tu rostro a nuestra gente?

Llora el corazón herido, el corazón de madres que laten en un mismo latido, el corazón de miles que se sienten agredidos, el corazón de un pueblo que lo único que hace es orar porque la luz llegue y brille por entero derribando oscuridades, rescatando lo perdido, renovando la fé de ellos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: