De la sección del desatino: “Turbulencias”

25 Nov

Me falta claridad, no de aquello que quiero o aquello que soy. Me falta claridad en momentos cruciales donde me pierdo angustiosamente por las dudas de aquello que no es certero.

Hoy estoy reflexionando, pensando que me he equivocado de una manera vertiginosa, y lo peor es que hasta hoy no lo vi claro, hasta hoy no supe de mi realidad.

Había estado cubierta, -mi mente, digo- por una capa de niebla que no me dejaba, y hoy, vengo a confirmar que estuve cerca del borde del abismo de la locura.

Me creí y me creí una fantasía -bella fantasía, valga aclarar- y casi caí al abismo aquel de la estupidez humana donde no existe la cordura y todo por culpa de mi ceguera.

¡Qué torpe he sido! ¡Ay, Dios! ¡Qué torpe soy! ¿Por qué creer en la ensoñación y no ver la realidad? Francamente, ¡qué duro es el corazón! y ¡qué tonta la razón! que tampoco ayudó a tener claridad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: