Cansancio

24 Jun

Entiendo que no puedo más con mi existencia de la forma en la que la he venido viviendo. No comprendo mi ser en su totalidad, pero la fe o la certeza de quien soy de verdad es el faro que alumbra mi camino.

Sin embargo, entiendo que toda esta idea de lo que soy no me permite vivir. Se hace cada vez más difícil llevar mi vida, conectar con mi parte humana y a veces, cada vez más frecuentemente, solo quiero dejar este cuerpo y volver adonde en realidad pertenezco.

Ya no hay nada, tristemente, nada que me aferre a esta vida, a este planeta, a esto que soy. No me siento conectada y tampoco tengo a nadie que me conecte de verdad con quien soy. He perdido mi propósito, mis ganas de seguir, mis ganas de disfrutar lo que no se puede ya disfrutar pues no encajo en un mundo donde la espiritualidad queda vaciada en sacos rotos, donde no hay muchas almas que se ocupen de su despertar. Me he cansado de vivir en la competencia, en la desdicha, en la superficialidad, en el trato con poco corazón y en la maldita materialidad que parece se lleva de calle a todos.

¿Hasta cuándo? Me pregunto yo… ¿hasta cuándo seguiremos luchando batallas inganables, batallas que están perdidas desde que empiezan porque este mundo está controlado por todo lo negativo? ¿Hasta cuándo seguiremos buscando a un salvador que nos libere de todos nuestros problemas, sin encontrar una manera de conectar con nuestro espíritu para ver si así podemos empezar a reconectar con nuestra esencia y reconocer que es hora de salir del maldito juego en el que por tanto tiempo hemos estado atrapados?

Hoy toco fondo, una vez más.

A %d blogueros les gusta esto: