Archivo | Poemas RSS feed for this section

Cerrando ciclos

10 Mar

He cerrado los sentidos para no escuchar el eco de tu voz, de tu luz, de tu espíritu.

He cerrado los canales por los que te acercabas para no dar más oído a las palabras que envueltas como pensamientos atravesaban mi razón, desnudaban mi alma.

He cerrado el pensamiento para no escuchar la canción que me mantiene en sigilo, la canción que va y viene, pero que deja su eco en este interminable vacío.

He cerrado, tantas veces, tantas cosas, tanta necesidad tuya que me deja con perpetua ansía, con tanta necesidad de ti.

He cerrado el sentimiento que me estruja, que me envuelve, que me toca, para no sentir ya más el sufrimiento que me deja tu vacío, que me deja tu ausencia que está allá en el infinito.

He cerrado ciclos, y entrecerrado puertas, esperando que cuando así lo decidas, tu luz reaparezca con fuerza.

Sentidos

2 Ene

Cierro los ojos, esperando ver tu presencia clara que acompaña mi ser, esperando oír tu voz y ver así tu luz que me abraza siempre con amor.

Cierro los ojos, afinando mis sentidos, teniendo la certeza de tu presencia, sabiendo que ahí en la nada estás vos, aunque mis ojos no te vean.

Respiro profundo, mientras mantengo mis ojos cerrados, como si al yo quererlo pudiera sentir tu aroma, ese que vehemente me trae el viento. Como si al yo proponérmelo pudiera descubrir el velo que cubre tu cuerpo.

Respiro profundo, quedándome quieta, como si en esa quietud tú me hablaras, como si en esa quietud yo pudiera unir mi alma a tu espíritu maravilloso de luz.

Percibo el silencio, afino el oído y escucho el murmullo, y me viene tu aroma tan claro, tan dulce que me embriago en tu luz que despierta a mi alma y me abraza con calma.

Orando

28 Dic

Que tu gracia me acompañe siempre, Padre Eterno. Que tus brazos me cobijen y me aparten del frío que ilimitadamente cubre a los seres humanos.

Que tu palabra llegue siempre justa, precisa, en el instante que mi alma necesita.

Que la suave brisa me traiga el susurro que a mi alma tranquiliza.

Que me des paz y calma, Padre amante. Que levantes mi corazón compungido cuando siente que no da más latidos.

Que me rescates y serenidad entregues a esta alma que te busca tan incansablemente.

Quédate conmigo, mandándome la brisa, cuidando mis inacertados pasos para que yo vea así tu luz, para que ya no desmaye al buscarte.

Quédate conmigo, dame así tu gracia, esa que llena mi espíritu, esa que completa totalmente a este ser que soy y que con mis limitaciones no reconozco.

Sóplame tu espíritu, y dame vida, dale luz a esta alma mía que te anhela con ansía.


Encontrándote

6 Dic

Y tu mirar fue un descubrir m libertad,

un recordar lo que soy yo,

una esperanza que no puedo olvidar.

Encontrar tu luz es encontrar mi camino,

es fundirme con tu esencia en un perpetuo destino.

Escuchar tu música, tu voz,

es reanimar mi alma durmiente,

es respirar lentamente y quedar en calma.

Tu voz, tu música, tu luz,

me envuelven y me llenan,

me transportan y me llevan

a la gran verdad que se oculta en nuestras almas.

Tu voz, tu música, tu luz,

penetran mis sentidos guiándome a un punto fijo

donde al fin estás vos fundiéndote conmigo.


Enséñame

29 Nov

Enséñame,

a respirar sin extrañarte,

a cerrar los ojos sin mirarte,

a escuchar tu música y a no pensar en ti.

Enséñame,

a redescubrir nuestro universo,

a ver la luz que hace eco,

el eco que en tu voz resuena

y que me anima por completo.

Enséñame,

a no extrañarte

como quien no tiene un mañana,

como quien no pierde la calma,

enseña pues a esta loca alma

a salir de la nostalgia.