Archivo | Reflexiones RSS feed for this section

Mi presencia como bloguera

30 Jun

Empiezo esta reflexión por una respuesta que he dejado en: https://ecosdeladistancia.wordpress.com/2017/06/23/me-ves-o-no-me-ves-escribo-o-publicito/comment-page-1/#comment-2017:

“Me he identificado mucho con tu escrito. El año pasado me desaparecí por unos 8 u 9 meses, porque no tenía tiempo para estar completamente presente. Yo sí escribo por hobby o por pura necesidad de expresar lo que encierra mi alma. Interactúo poco por este medio porque no tengo tiempo, soy profesora y cuando estoy trabajando, digo, no estoy de vacaciones, no me da tiempo para comentar mucho sobre los posts que mis compañeros escriben, me limito prácticamente a dar un “like” que tal vez me hace verme tan impersonal. Lo mismo pasa con mis escritos, los bloqueos pasan, dar un “like” y nadie comenta, me imagino que es porque yo no comento o ellos no tienen tiempo.
Pues me has hecho reflexionar sobre mi presencia en esta web”

De verdad amigos, que hoy quiero acercarme a ustedes de una manera diferente, pedir disculpas si es posible, por el hecho de no estar tan presente. Sé que un “like” en sus blogs no es suficiente, que hace falta comentar en cada uno de sus escritos, pero hoy quiero disculparme de corazón por esconderme bajo la excusa del “no tengo tiempo” suena tan burda, yo lo sé, pero es la realidad que me acompaña en este trabajo de ser maestra porque una vez que empiezo mi año académico es tan difícil cumplir con tantas demandas: planear, corregir, dar clases, ser madre de tres hijas y esposa y darle un poco de tiempo a esta mente a esta alma para que se exprese …

En fin, que lo que quiero es acercarme más a ustedes, que sepan que soy una persona real que tiene sentimientos y responsabilidades, y no una bloguera fría que solo se preocupa por sus escritos. Intentaré de la mejor manera posible, con la intención que esto se merece, estar más cerca de ustedes, y asimismo espero ustedes de mi.

Un abrazo desde mi Singapur querido,

Carol Solís

 

Naturaleza pintada

29 Jun

IMG_0235

Me recuerda mi vida,

esas pequeñas visiones tenidas

de experiencias vividas,

de viajes hechos sin medida.

 

Me recuerda el color, el encanto de ese vuelo

que un día hice mío aunque fue pasajero.

Me recuerda las ganas ¡Me recuerda a tu alma!

 

Todo ese escenario me recuerda que estoy VIVA

que tengo todo y no estoy vacía,

que lo puedo todo con tu compañía.

 

Me recuerda al AMOR

todo ese equilibrio que viene contigo

y que se lleva lejos tanto pensamiento hueco.

 

Me recuerda el aire,

la pureza, la calma,

y toda esa magnífica verdad que hoy veo pintada.

Te conozco

1 May

Te conozco, sí,

aunque confundida parezca esta mente

por no ser capaz de traer a la memoria el momento y el por qué.

 

Te conozco, sí, lo sé,

aunque no pueda traer a mi mente el recuerdo del encuentro

o el recuerdo de los momentos compartidos.

 

Te conozco, te aseguro, yo lo sé.

Te conozco desde las profundidades de mi alma y mi existencia,

Te conozco, porque tengo la seguridad de que esta vida mía no es solo mía, sino nuestra.

 

Te conozco, sí, estoy segura de que así es.

 

Reflexión II

1 Abr

¿De dónde proviene la inmensidad de mis anhelos
y todo este intenso pensamiento de querer reconocerme?

¿De dónde salen estas ganas que afloran en mi mirada
y se quedan estancadas en la imposibilidad del no SER?

¿De dónde viene mi existencia, no me refiero a esta pasajera,
sino a la esencia que yo misma suelo o debo ser?

¿Me quedaré esperando el susurro, la posible respuesta
que ansiosa mi alma espera y que tarda en llegar?

Sí, me quedaré esperando quieta,
hasta que la respuesta llegue clara y certera a esta vida,
a este andar en esta era.

¿Será que llegará?
¿Será que esperaré?

Reflexión I

21 Mar

¿De dónde tomo la inspiración que a veces queda silenciosa

en el vacío de mi sueños, de mi mente?

¿De dónde saco esas palabras que hoy no bajan,

aunque resuenan lentamente?

¿De dónde saco la inspiración que me acompaña día con día

y que convierte en melodía mi vida misma, mi amor por la vida?

 

Me enredo a veces, en la inmensidad de mi sentir,

entre tanto pensamiento que me aquieta y que me apresa.

Me enredo tanto y muchas veces en tanta tontería

que me apresa y no me deja fluir.

 

Sí, me enredo tanto en el amarte o desamarte,

en el querer ser una con vos y en el querer pintar tu voz

que no tiene sentido, que así mismo me repito

para dejar de ser imprecisa en mis intenciones de querer ser lo mejor.

Adiós 2016

31 Dic

Adiós 2016, año cruel, de muchos desencuentros, de mucha guerra, de tanto desamor, miedos, de cosas insólitas, y también de muchas verdades que salieron a la luz.  Un año donde logré conocer más a las personas, tuve desilusiones y también me di cuenta que el centro siempre  debe de estar en mí, no en los demás.

He procurado -y seguiré haciéndolo- sonreír, verle el lado positivo a las cosas, poner un poco de esfuerzo en comprender a las personas, sin que eso me saque de mi centro, de mi espiritualidad que es lo más valioso que tengo.

En fin, fue un año complicado, de aciertos y desaciertos, pero también un año de un entendimiento profundo de mi propio ser, de un amor profundo hacia mi misma y mi familia; así que gracias 2016, por haberme puesto todas las pruebas posibles para que yo creciera y amara de la manera que amo hoy.

2016, te doy las gracias y te digo adiós.

¿Cuándo?

28 Nov

Te veo pasar tan sereno,

tan calmado, tan tierno y tan absorto.

Te veo entre sueño y sueño,

en el despertar de cada noche.

 

¿Cuándo detendrás tu paso

y volverás a mí con tu anhelado abrazo?

Yo daría mi entera existencia,

mis ganas, mis fuerzas por alcanzar tu mano.

 

Te veo pasar siempre cada noche,

veo tu recuerdo siempre en el desvelo.

Recuerdo tu mirar y escucho esas voces,

esas que susurras a mis pensamientos.

 

¿Cuándo, entonces, cuándo?

¿Cuándo volverá la eterna armonía?

¿Cuándo volverá la felicidad a nuestros días?

 

¿Dime cuándo esencia eterna,

fuente de luz, de amor y vida?

¿Dime cuándo?

 

©Carol Solís 2016

Divagando

28 Jul

Hoy mis letras parecen confusas.
que confundo alegrías con penas,
palabras con distancias.

Hoy parece no salir nada
de esta mente vaga
que tan solo atina
a sacar palabras aisladas.

No tienen sentido los versos
sin palabras coherentes
que refuercen el amor.

A ver si algo puedo
sacar de las distancias,
éstas que hay entre mi mente,
mi alma y corazón.

No sé si escribiré canciones o versos.
No sé si algo en realidad saldrá de este pensamiento.
Sólo se que ahí estás tú,
en mis encuentros y mis desencuentros.
en el rugir del aire y en el ruido del trueno.

Renovación

23 Jul

Renovando sentires que vivieron por años ocultos

en este ser porque no valían tanto.

Renovando me encontré hasta cierto tiempo

cuando accedí a cambiar mi espejo:

el espejo de mi reflejo mismo.

Ahora sí puedo decir que renovación es un proceso

que te tira por completo cuando decides cambiar.

Dura un tiempo, unos días y hasta años,

pero lo importante es no quedarse en él

esperando todo el tiempo el tan anhelado cambio.

Renovarse es reconocer que has cambiado,

que el ser que habitaba en ti, ha trasmutado.

Ha hecho salir lo de poco valor

Y se ha abierto a recibir bendición.

Renovarse es al fin ver que tienes todo para ser feliz

Y de esta forma contribuir a abrir la percepción

de toda mente y corazón.

Alineándome

19 Mar

Tomo pluma y papel,

tratando de adelantarme al sentimiento,

tratando tan solo de hacer eco en mi esencia

y renovarme, y sí, recordar esto que soy.


Sigo escribiendo, a ver si de esta forma

incito al sentimiento a hacerse presente,

y a dejarse fluir.


Y llegan las letras, tan fuertes, tan serenas,

y la melodía susurra a mi oído:

¿Será ya el momento?

¿será ya la llegada inminente de la algarabía inocente

que ilumina y atraviesa mis sentidos?


He hecho una pausa,

reflexiono en el amor, reflexiono en las miradas.

¿Cuándo fue que empezó el sentimiento?

¿Cuándo fue que me dejé dominar por las letras

y ceder ante el universal amor que me entregó tu querer?


No encuentro respuesta,

solo el eco aquel que golpea mi pecho,

solo el eco aquel de tu amor sereno,

que un día llamó  y tocó a mi puerta…


¿Qué cuándo fue? eso no lo sé.

Solo sé que se quedó adherido a mi mente, a mi pecho y a mi alma.