Archivo | Reflexiones RSS feed for this section

Te conozco

1 May

Te conozco, sí,

aunque confundida parezca esta mente

por no ser capaz de traer a la memoria el momento y el por qué.

 

Te conozco, sí, lo sé,

aunque no pueda traer a mi mente el recuerdo del encuentro

o el recuerdo de los momentos compartidos.

 

Te conozco, te aseguro, yo lo sé.

Te conozco desde las profundidades de mi alma y mi existencia,

Te conozco, porque tengo la seguridad de que esta vida mía no es solo mía, sino nuestra.

 

Te conozco, sí, estoy segura de que así es.

 

Reflexión II

1 Abr

¿De dónde proviene la inmensidad de mis anhelos
y todo este intenso pensamiento de querer reconocerme?

¿De dónde salen estas ganas que afloran en mi mirada
y se quedan estancadas en la imposibilidad del no SER?

¿De dónde viene mi existencia, no me refiero a esta pasajera,
sino a la esencia que yo misma suelo o debo ser?

¿Me quedaré esperando el susurro, la posible respuesta
que ansiosa mi alma espera y que tarda en llegar?

Sí, me quedaré esperando quieta,
hasta que la respuesta llegue clara y certera a esta vida,
a este andar en esta era.

¿Será que llegará?
¿Será que esperaré?

Reflexión I

21 Mar

¿De dónde tomo la inspiración que a veces queda silenciosa

en el vacío de mi sueños, de mi mente?

¿De dónde saco esas palabras que hoy no bajan,

aunque resuenan lentamente?

¿De dónde saco la inspiración que me acompaña día con día

y que convierte en melodía mi vida misma, mi amor por la vida?

 

Me enredo a veces, en la inmensidad de mi sentir,

entre tanto pensamiento que me aquieta y que me apresa.

Me enredo tanto y muchas veces en tanta tontería

que me apresa y no me deja fluir.

 

Sí, me enredo tanto en el amarte o desamarte,

en el querer ser una con vos y en el querer pintar tu voz

que no tiene sentido, que así mismo me repito

para dejar de ser imprecisa en mis intenciones de querer ser lo mejor.

Adiós 2016

31 Dic

Adiós 2016, año cruel, de muchos desencuentros, de mucha guerra, de tanto desamor, miedos, de cosas insólitas, y también de muchas verdades que salieron a la luz.  Un año donde logré conocer más a las personas, tuve desilusiones y también me di cuenta que el centro siempre  debe de estar en mí, no en los demás.

He procurado -y seguiré haciéndolo- sonreír, verle el lado positivo a las cosas, poner un poco de esfuerzo en comprender a las personas, sin que eso me saque de mi centro, de mi espiritualidad que es lo más valioso que tengo.

En fin, fue un año complicado, de aciertos y desaciertos, pero también un año de un entendimiento profundo de mi propio ser, de un amor profundo hacia mi misma y mi familia; así que gracias 2016, por haberme puesto todas las pruebas posibles para que yo creciera y amara de la manera que amo hoy.

2016, te doy las gracias y te digo adiós.

¿Cuándo?

28 Nov

Te veo pasar tan sereno,

tan calmado, tan tierno y tan absorto.

Te veo entre sueño y sueño,

en el despertar de cada noche.

 

¿Cuándo detendrás tu paso

y volverás a mí con tu anhelado abrazo?

Yo daría mi entera existencia,

mis ganas, mis fuerzas por alcanzar tu mano.

 

Te veo pasar siempre cada noche,

veo tu recuerdo siempre en el desvelo.

Recuerdo tu mirar y escucho esas voces,

esas que susurras a mis pensamientos.

 

¿Cuándo, entonces, cuándo?

¿Cuándo volverá la eterna armonía?

¿Cuándo volverá la felicidad a nuestros días?

 

¿Dime cuándo esencia eterna,

fuente de luz, de amor y vida?

¿Dime cuándo?

 

©Carol Solís 2016